Perdidos en el Metro

Hoy era nuestro primer día sin guía y sin duda fué una experiencia muy divertida

Hoy el día comenzó comprando souvenirs y detalles para los amigos y la familia, regresamos al mercado de Izmailovo.

Sin duda el mejor lugar para comprar recuerdos de Moscú, es éste mercado, no vas a encontrar mejores precios (Te dejamos el dato de que para ir, te bajes en la estación Partízanskaya, línea 3, color azul).

Luego fuimos al Metro para visitar el Estadio Olímpico de Luzhniki, que es el estadio donde será La inauguración del Mundial; Google Maps es sin duda de gran ayuda para buscar cómo ir de lugar a lugar, ya sea caminando o en el metro, el uníco problema es que ya dentro del metro, tienes opciones subiendo escaleras, Bajando escaleras, a la Derecha, izquierda y Todo está en ruso.

Gerson cree que para el Mundial, pondrán carteles en inglés, que así fue cuando el mundial fué en Brazil, espero que así sea; el Metro de Moscú tiene 14 líneas y 212 estaciones, es fácil perderse. Te recomendamos que si te ocurre, salgas a la calle, te orientes y trates nuevamente.

Al final llegamos al Estadio Luzhniki, están trabajando muy duro en tener todo listo, tiene todo cerrado y sólo puedes entrar con tarjetas especiales, nos explico un seguridad que abrirá a turistas nuevamente a partir de Mayo.

 

Este estadio tiene capacidad para 81000 personas todas bajo techo, pudimos ver los Fan ID Center que estarán cerca de todos los estadios y son puestos en los que muchos irán retirar sus Fan ID o podrán ir a hacer pregunta sobre sus boletos.

 Luego regresamos a la Plaza Roja, queríamos ver si podíamos ver la Catedral de San Basilio más cerca y sin duda Duda lo logramos.

 Cerramos el día en Calle Arbat, en el centro histórico de Moscú, una calle que estamos seguros se llenará para el Mundial, está llena de restaurantes, bares y tiendasde souvenirs, te recomendamos visitarla.

Gracias a nuestros aliados, que hicieron este proyecto posible: Mcdonalds, Digicel Optica Sosa y Arango, Banesco, Internacional de Seguros, Totto y Nestlé.


Comentarios