Rosa Maria Britton, amiga de la juventud

Nos despedimos de una mujer trabajadora, incansable luchadora por los derechos humanos y el acceso a la educación

Rosa Maria Britton, amiga de la juventud

Unos días antes de mi graduación de sexto año, mi escuela me notificó que recibiría un premio por parte de un banco de la localidad, realmente no recuerdo el nombre exacto del premio, era algo como "Los mejores valores" de un estudiante de la promoción.

Durante la graduación hicieron la mención al premio y me indicaron días después el banco haría la entrega en un evento; Llegó el día de la premiación y como oradora de fondo, estaba la Dra. Rosa María Britton, ya había escuchado su nombre y sabía que era alguien importante en el país, de hecho también mi abuelo me había contado que era su "prima hermana" y la había mencionado en algunas historias de su infancia en Chimán (Distrito de la Provincia de Panamá).

Recuerdo cláramente la firmeza en las palabras de la Dra. Britton, recalcaba la importancia de la educación, no como un "ganchito" que debías cumplir en tu vida, más bien como el vehículo a un sin fín de oportunidades y experiencias; Describía el momento en que pasamos de secundaria a la universidad, como un espacio para definir lo que queremos, lo que somos y lo que nos gustaría ser, sin ponernos etiquetas, ni encerrarnos en una sola cosa, un momento de análisis.

Entonces dedicó un momento especial a las estudiantes mujeres, que eramos mayoría en la sala, habló sobre el poder de nuestra voz, de jamás dejar que "ser mujer" fuera un obstáculo, y que usáramos nuestra pasión e intuición a nuestro favor, como herramientras complementarias a nuestros estudios y dedicación.

Recuerdo sentirme inmediatamente identificada con su forma de actuar, de hablar, una mujer imponente, de opiniones claras y que no tenía miedo de demostrar que sabía de lo que estaba hablando.

La Dra. Rosa Maria Britton además de ser una de las escritoras panameñas más importantes, fue también una defensora de los derechos humanos y del acceso a la educación, con las mismas oportunidades para todos y todas.

Una de sus más grandes luchas era la educación sexual, siempre siendo firme con su posición de que los jóvenes merecen y necesitan tener la información CLARA y a la mano.

Nos despedimos de la Dra. Britton físicamente pero sus palabras quedarán siempre en muchas personas, su mensajes movieron a muchas generaciones, inspiraron proyectos y a muchos de nosotros a creer en nosotros mismos.

Nuestra sociedad necesita más personas como Rosa María Britton, amigos de la juventud, precursores de una educación para todos, aliados de la verdad, respetuosos de los derechos humanos y de las diferencias que nos hacen únicos.


Comentarios