Gwen Stefani no lucirá trajes reveladores en su concierto

Gwen Stefani no lucirá trajes reveladores en su concierto

Gwen Stefani no lucirá trajes reveladores en su concierto del 21 de agosto en Malasia luego que estudiantes musulmanes protestaron por sus sensuales atuendos y sugestivos movimientos. La empresa que organiza el recital, Maxis Communications Bhd., dijo que la cantante de 37 años seguirá el código de ética local para artistas extranjeros, que prohibe la exhibición injustificada de carne. "Gwen Stefani ha confirmado que su concierto no incluirá ningún atuendo revelador. Se apegará a los lineamientos de las autoridades malasias para asegurar que su espectáculo no ofenda las sensibilidades locales", dijo la compañía en un comunicado.

- Maxis, la empresa líder de telefonía celular en el país, espera atraer a unas 9.000 personas al show, parte de la gira mundial de Stefani "Sweet Escape". La Unión Nacional de Estudiantes Musulmanes de Malasia, que cuenta con unos 10.000 miembros, se quejó de que los escasos trajes de la artista y sus actuaciones descaradas chocaban con los valores islámicos. "Su actuación y su atuendo no son adecuados para nuestra cultura. Promueve cierto nivel de obscenidad y alentará a la juventud a imitar el estilo de vida occidental. El concierto debe cancelarse", declaró el vicepresidente del grupo, Abdul Muntaqim.

- Cerca del 60% de la población malasia es musulmana y el resto está conformado, en su mayoría, por chinos e indios de fe cristiana, budista e hindú. Un funcionario del Ministerio de Arte y Cultura dijo que las autoridades monitorearán de cerca el espectáculo. Según la guía oficial para artistas extranjeros, una mujer que se presenta en Malasia debe estar cubierta desde el pecho hasta las rodillas; no debe saltar, gritar o arrojar objetos en el escenario o al público; no puede dar besos, abrazos, ni mensajes obscenos o relacionados con drogas. **

- ¡Elvis está vivo... y en Argentina!

- Con el adagio de que con la muerte comienza la inmortalidad, fanáticos se resisten a pensar que Elvis Presley desapareció físicamente y estamparon en postes de esta ciudad que hoy vive en Argentina. Según medios periodísticos, después de su muerte, el 16 de agosto de 1977, un hombre llamado John Burrows que tenía un sorprendente parecido con el Rey del Rock and Roll, fue visto comprando pasajes aéreos a Buenos Aires.

- Desde esa fecha, miles de seguidores niegan su muerte y aseguran que usó a menudo este pseudónimo cuando viajaba, incluyendo un viaje a la sede del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) en Washington, cuando determinó informar acerca de la conducta ilegal de otras celebridades.

- En estos momentos, a casi 30 años de su defunción, comenzó a difundirse una teoría que ubica al cantante estadounidense en este país suramericano. Destaca en ese sentido, el periodista Jerónimo Burgués, quien dedicó años de investigación a dilucidar lo que él llama "uno de los mitos contemporáneos más extendidos por todo el mundo".

- Cientos de entrevistas e informes fueron compilados en su libro, titulado El Rey vive entre nosotros, en el que intenta demostrar cómo, mientras el mundo lloraba la muerte del Rey, él iniciaba una nueva y oculta vida en tierras trasandinas. De acuerdo con Burgués, el FBI, la CIA y hasta la Policía Federal argentina se involucraron en "el secreto mejor guardado de la historia".

- En el sitio web del periodista aparece una foto del aspecto que tendría hoy el icono de la música popular y un fanático pidiendo ayuda a los usuarios para encontrarlo. Aflora en esa página digital que Presley se mantuvo oculto por mucho tiempo y pudo ser ubicado en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

- Historiadores aseguran que en los primeros años de la década del 70, cuando el Rey tenía 42 años tuvo un bache creativo, agravado por su adicción a las drogas y la reclusión en el mundo de fantasía en que convirtió su mansión de Graceland. Para 1973, su imagen adquirió un tono excesivo por el sobrepeso y luego de caer varias veces en el escenario, falleció oficialmente de un ataque al corazón, a consecuencia de sus excesos. **